Rector de la Universidad de Antofagasta se refiere al actual escenario de las Universidades Estatales

RECTOR LUIS ALBERTO LOYOLA 01La pandemia por covid-19 y la subsecuente crisis sanitaria, económica y social, ha impactado a las Universidades Estatales de Chile en diversos niveles, considerando las inversiones adicionales para implementar la enseñanza online, las fuentes de financiamiento, y muy especialmente, la situación económica de los y las estudiantes y sus familias.

Es por esto, que se ha solicitado al gobierno ayuda financiera para el sistema universitario público, para poder continuar cumpliendo con el compromiso de entregar educación de calidad y aportar al desarrollo del conjunto del país, señala el rector de la Universidad de Antofagasta (UA), doctor Luis Alberto Loyola Morales, quien analiza en esta entrevista la actual situación de las Ues. Estatales, el proyecto de la Ley de Presupuesto 2021 y los esfuerzos realizados por la institución que lidera, para enfrentar los efectos de la pandemia.

¿Qué plantea la propuesta del gobierno para el presupuesto 2021 respecto al financiamiento de las universidades públicas?

El proyecto de la Ley de Presupuesto 2021 considera la reducción de los aportes basales de las universidades tradicionales (AFD en un 5%, aporte universidades estatales en 5%, asignación actividades interés nacional U. de Chile un 20%, entre otros). Además, disminuyen los Fondos regionales en un 15% y no se aumenta el monto del Fondo de Fortalecimiento de universidades estatales, incumpliendo así el informe Financiero de la ley 21.094 que comprometía un aumento de $15.000 millones para 2021. De prosperar esta iniciativa deberemos enfrentar un 2021 con mayores restricciones que el 2020.

Una de las áreas prioritarias de la U. de Antofagasta es la investigación, y han tenido resultados destacables durante los últimos años, ¿cómo se verá afectado este aspecto de prosperar esta ley?

Nos afectará bastante, ya que en materia de investigación, los principales programas que apoyan a las Universidades también presentan una caída de MM$7.500, lo que representa una disminución del 2,6%. Se reducen los programas de Innovación en Educación Superior, Inserción de Investigadores Jóvenes, Iniciativa Científica Milenio, FONDAP, Becas Nacionales y Fondef. Se suma a ello la reducción de recursos asociados a inclusión como el Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE) que disminuirá en un 15%.

En su opinión, ¿qué origina esta propuesta gubernamental de reducir los aportes a las Ues. Estatales?

El análisis realizado por el Consejo de Rectores, muestra que la decisión del Mineduc se debe al incremento adicional de la gratuidad en $80 mil millones (6,8%), por la incorporación de nuevas Instituciones de Educación Superior (IES) privadas a la política de gratuidad, lo que en concreto será financiado con reasignaciones presupuestarias, como la rebaja de los fondos basales ya mencionada. Esto sin duda es un claro y fuerte retroceso en el financiamiento de la política pública, pues profundiza el modelo de mercado de la educación superior, pues se traduce en el traspaso de más de $40 mil millones desde las Ues tradicionales a las IES privadas de educación superior, a través de la gratuidad y de fondos concursables para dichas instituciones. Y que no mide ni proyecta las consecuencias al interior de las Ues tradicionales.

ESFUERZOS COVID-19

Desde la perspectiva local, ¿cómo se ha visto afectada la UA con la crisis de 2020?

Este año ha sido especialmente duro para el sistema universitario, y particularmente para nuestra comunidad. La pandemia que enfrentamos nos impuso una serie de obstáculos, que debimos sortear con rapidez, ingenio, y todas nuestras capacidades puestas en el desafío de dar continuidad a los procesos académicos y administrativos en la modalidad online. Esto significó un esfuerzo humano y financiero importante que debemos mantener, nuestros ingresos se vieron fuertemente mermados por el impacto de la crisis económica.

A la fecha 146 alumnos hicieron retiro temporal, alcanzando el 2% de la matrícula; además, 67 estudiantes renunciaron definitivamente, lo que equivale al 1% de la matrícula total. A ello se suma la alta morosidad debido principalmente a las dificultades económicas que atraviesan nuestras y nuestros alumnos, entre otras causas.

Desde el punto de vista del compromiso con la comunidad y la vinculación con el entorno ¿Cuál ha sido la estrategia para enfrentar estas dificultades emergentes?

Desde el inicio de la pandemia, pusimos todo nuestro capital humano: científicos, investigadores, académicos y académicas, estudiantes y funcionarios y funcionarias; además de nuestra infraestructura, a disposición de las autoridades, para combatir esta crisis sanitaria, cumpliendo un rol relevante en la estrategia de testeo y siendo parte del equipo que actualmente estudia la fase clínica 3 para la vacuna contra el COVID-19, que lleva adelante la farmacéutica china SINOVAC y que lidera la Pontificia Universidad Católica de Chile.

En esta línea también podemos destacar el trabajo del Laboratorio para procesar exámenes por PCR; la hospitalización y traslado de pacientes del Hospital Regional de Antofagasta al HCUA, como apoyo al Servicio de Salud; la investigación de una nueva herramienta diagnóstica de detección de virus respiratorios, en el marco del “Concurso para asignación rápida de recursos para proyectos de investigación sobre el Coronavirus (Covid-19)”, único proyecto adjudicado desde Arica a Valparaíso, entre otras múltiples iniciativas.

¿Será posible continuar con estas acciones en 2021 de no contar con el financiamiento adecuado?

Todas estas acciones demuestran el compromiso de nuestra Universidad con el bienestar y desarrollo del país. En este contexto, haremos todos los esfuerzos necesarios para continuar apoyando los desafíos que nos impone la pandemia en nuestro entorno. Por eso creo que es indispensable que el Estado reconozca y valore, en su real dimensión, el aporte de las Universidades Estatales. No es posible seguir ignorando el rol que juega el conocimiento, la ciencia, las artes y humanidades en el desarrollo del país, se requiere un compromiso real que se traduzca en el financiamiento basal de las universidades públicas, para poder llevar adelante de manera sustentable sus proyectos educativos, con la calidad que se requiere para todas y todos los estudiantes del país, sin distinción.

¿Cuál es la posición de las Universidades del Estado respecto a la postura del gobierno?

Nuestra Universidad, como parte del Consorcio de Universidades Estatales de Chile, CUECH, cree necesario llamar a la reflexión a nuestras autoridades, respecto del papel que las Universidades Estatales tienen en el desarrollo del país, especialmente en esta coyuntura que nos toca enfrentar. La pandemia ha evidenciado la importancia que cobran nuestras instituciones a la hora de asumir el compromiso que por misión tienen donde es fundamental relevar el aporte que la ciencia, la tecnología, la cultura, las humanidades y las artes representan en la construcción de una sociedad donde el progreso alcance para todos.

Be the first to comment

Deja un comentario